->>

nantlidigital
Magia Floral

Diseñando con soltura y movimiento

Magia Floral

“En la pintura Jarro con doce girasoles, pintado en agosto de 1888, Van Gogh buscaba el espíritu del simbolismo. La meticulosidad de las flores contrasta con la caótica situación de las hojas así como la pastosa aplicación del color que, delante del fondo azul claro, consigue que el cuadro tenga un significado que va más allá que la simple reproducción de las flores. Expone la imaginación del artista y su gran fuerza expresiva, la cual exigía un gran delirio de sentimientos.”

Mi padre, que en paz descanse, tuvo una conexión muy profunda con la obra y vida de Vincent Van Gogh, a través del libro “Anhelo de vivir” de Irving Stone (Ed. Altaya, 1953) y que fuera obsequio de una persona entrañable en nuestras vidas (pero esa, es otra historia) quizá de ahí fue que le tomó cariño especial a los girasoles y en sus últimos días anheló llenar su escritorio con flores amarillas y azules. Su deceso y funeral fueron tan rápidos que no hubo oportunidad de que yo pudiera obsequiarle un último arreglo digno de alguien como él, así que lo más próximo que pude conseguirle fue un solitario girasol que lo acompañó durante el tiempo que sus cenizas estuvieron en mi casa hasta el momento del depósito oficial diez días después.

El relato anterior me sirve de preámbulo porque a la semana siguiente del deceso asistí a un taller singular de diseño floral bajo la dirección de Ana Galena, reconocida diseñadora floral y orgullosamente mexicana. Confieso que mi ánimo no me daba para madrugar, recorrer la ciudad en auto y presentarme ante el grupo de mujeres que asistirían, igual que yo, deseosas de aprender nuevas técnicas y compartir tiempo y espacio pero ya había pagado el importe correspondiente y finalmente, las flores son mi pasión.

Debo decir que me sorprendió gratamente lo aprendido y además, la magia que Ana logra en sus talleres hace que una se sienta como si hubiera entrado en el país de las maravillas al mero estilo de Alicia; sin mucho pensarlo y más bien permitiendo que mi intuición me guiara, poco a poco me fui “enamorando” de mi diseño (como Ana dice) e impregnando de una atmósfera relajante, de camaradería, de complicidad y principalmente, de mucho entusiasmo, es como rendirse a la creación, la creatividad y la pasión por las flores porque ese es el efecto que causa trabajar con ellas pero además, encontré lo que hace algunos meses había ya leído acerca de un movimiento que pugna por diseños amigables con el medio ambiente, reduciendo el uso de espuma floral y de químicos conservadores, permitiendo que sean las flores las que marquen el destino del diseño y no obligándolas a someterse a una forma y estilos que las haga sacrificar su línea, su forma y su propio diseño naturales.

Lo que me gusta de Ana Galena es su amor por lo que hace, su sencillez y su entusiasmo que permiten compartirlo todo, los años de experiencia la han dotado de un ojo clínico para evaluar y reconocer el trabajo de las demás, para enriquecerlo y resaltarlo aunque sea el trabajo más sencillo y primerizo que ella encuentre a su paso.

Sin duda, valió la pena levantarme y hacer a un lado la tristeza por la ausencia de mi padre porque él así me lo habría recomendado, porque aunque lejano en sus recuerdos le entusiasmaba cada flor nueva que veía en mi florero cada mañana cuando asistía a mi casa para que le inyectara la insulina y porque lo vi disfrutar como un niño cuando lo llevé a Jamaica para comprar flores, lo cual le pareció un paraíso que pude compartir con él como una premonición de que ese era el momento o ya no habría oportunidad. La sorpresa del día fue ganarme un ejemplar de la Guía práctica para Diseño Floral de Ana Galena y el montón de fotografías que resultaron de tan grandioso encuentro.

A mi regreso a casa, el diseño logrado fue mi tributo para la habitación de mi papá y no pude evitar agradecerle por “acompañarme” a una experiencia increíble que me hizo conectar con mi esencia. Los siguientes días no he podido más que comprarle cada semana su girasol solitario como un recuerdo a su memoria y para que disfrute del amarillo de sus pétalos en la otra dimensión.

¡Gracias! A Ana Galena por su experiencia, a Central de Flores por la invitación y la sede y a la vida porque ninguna experiencia es en vano, todo tiene sentido y su propio mensaje.

Elizabeth Cruz – Fundadora de Nantli

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

About the Author

Editorial

 

Be the first to comment “Magia Floral”