->>

nantlidigital
Valentina, medalla al amor familiar

Valentina

Valentina, medalla al amor familiar

“Nadie puede llegar a la cima armado sólo de talento. Dios da el talento; el trabajo transforma el talento en genio.” – Anna Pavlova / Bailarina Rusa (1881-1931)

La maternidad, la educación, el aprendizaje, el apego, el talento, las emociones y otros temas de interés sobre la aventura de ser padres son de profundo interés para quienes ejercemos dicho rol en una época en la que parece que nada de lo ya descubierto es suficiente o válido y en la que todo se reinventa o como si fuéramos la primera generación de padres en el mundo y los niños seres extraños a los que estudiar y comprender. Lo cierto es que a cada época corresponde encontrar sus propias fórmulas y entre padres e hijos no hay mucho qué descubrir pues toca a ellos y sólo a ellos, encontrar la ruta que los ayuda a construir vínculos sanos, entornos amorosos y por ende, familias felices pero cada cabeza es un mundo y como tal, las recetas mágicas no existen; sin embargo, a través del amor como punto de partida es posible ser y hacer algo en la vida aunque no siempre se tenga muy claro el rumbo o las formas para alcanzarlo y eso ocurre con los hijos: los amamos y aunque parezca difícil, si los observamos y les damos el espacio para explorar, descubrir y expresarse tenemos la mitad del camino ganado porque les entregamos desde pequeños, la confianza y la seguridad de que son escuchados, respetados y guiados no para “hacerles la tarea” sino para que encuentren por sí mismos, aquello que los haga sentir plenos, que los apasione y los impulse a alcanzar sus sueños.

Todo este preámbulo es para compartir con la #ComunidadNantli el amor, el respeto y la disciplina que predominan en la familia de Valentina, una pequeña de tan sólo siete años que a su corta edad ya es una estrella de la gimnasia acrobática y que ha dado a México la primera medalla en su categoría. ¿Así o más talentosa?

Valentina es una niña que vive en un entorno que le ha permitido expresarse de múltiples formas, a través de la pintura, las manualidades y la gimnasia. A los tres años su mamá la inscribió en gimnasia artística con la intención de que tuviera una disciplina que le enseñara la importancia del compromiso, de la responsabilidad y que además, le permitiera socializar con otras niñas de su edad pero nunca se imaginó que pasado el tiempo y una vez dominada la técnica, le propondrían llevarla a gimnasia acrobática, Jacqueline Villaseñor (mamá de Valentina) decidió dar el siguiente paso para subir de nivel el reto y el año pasado (2017) por fin la inscribió en Sirius Gimnasia, la primera escuela en México con reconocimiento y validez oficial. Valentina llegó al lugar indicado, en el momento indicado porque enseguida les anunciaron que se acercaba la 2ª. Acro Cup en Las Vegas; para lo cual, tendría que empezar un entrenamiento de alto rendimiento para poder participar y ¡Valentina aceptó el reto! Su mamá nos cuenta que hubo momentos en los que Vale ya no quería seguir adelante pues dedicaba muchas horas al día a la actividad, incluso los días sábado y el nivel de exigencia por parte de su Head Coach, Axel Ruiz, era altísimo pero había que cumplir con el compromiso y llegar hasta el final, así que Jacqueline tuvo que hacer el esfuerzo de no claudicar en el intento y contagiar a su hija del entusiasmo necesario para motivarla a seguir adelante.

El día esperado llegó, en su primera competencia Valentina viajó sola con el Comité y no vio a su mamá sino hasta su regreso a México, así que fue su primera experiencia de independencia total. La competencia fue del 22 al 25 de febrero, participaron gimnastas de Brasil, Canadá, Australia, Gran Bretaña, México, Japón, Estados Unidos y Gales. Valentina se presentó con su compañero Carlos (11 años) con nerviosismo porque notaba en la cara de los jueces sus gestos de aprobación o desaprobación pero segura de lo que sabe hacer y para su sorpresa, obtuvieron el 3er. Lugar en la categoría pareja mixta de 11 años o menos, lo cual significó ¡La primera medalla para Sirius! Y un triunfo inigualable para Valentina, Jacqueline y la mujer que da el soporte necesario para que todo sea posible en la vida de ambas: Alma Quiroz, la abuelita materna que orgullosa nos dice: “Seguí la competencia por YouTube porque la transmitieron en vivo, estaba muy emocionada cuando los nombraron como ganadores.”

Los gritos y porras se escuchan en el video del momento de la premiación que gentilmente nos compartió Jacqueline pues el triunfo de Valentina significa para ella que ser una madre que combina el trabajo con el cuidado de su hija, que recién se separó de su esposo, que practica pilates, que dirige una asociación que ayuda a financiar hogares en zonas marginadas y que lo mismo hace ahora con los damnificados del sismo, que administra sus ingresos porque ella absorbe todos los gastos de casa (excepto las colegiaturas) y que además, es hija amorosa, amiga y compañera, es posible sin morir en el intento cuando se tiene la certeza del rumbo a seguir, de los sueños por cumplir y que además, tiene muy claro el sentido de responsabilidad al criar a su hija y eso es algo que transmiten como familia porque es posible percibir el amor y la calidez humana que permea su hogar.

“Si volteas al cielo, encontrarás inmediatamente a Sirius, la estrella más brillante… como todos nuestros gimnastas”. (Frase de Sirius Gimnasia)

Valentina, practica algunas figuras mientras platico con su mamá y su abuelita, disfruta lo que hace y quiere seguir, veo en la pared de la sala los cuadros que ella mismo pintó, fotografías familiares, se respira paz y tranquilidad; al principio se siente nerviosa quizá porque la hice esperar un poco pues cruzar la ciudad en viernes y con lluvia es una odisea que vale la pena cuando se va al encuentro de una personita que está siguiendo su corazón y trazando su propio camino, una mujercita sin estereotipos pero respaldada por dos grandiosas mujeres que la aman y que seguirán apoyando sus pasos como ya lo han hecho para permitirle bailar, cantar, cocinar, jugar dominó o memorama, viajar sola a Las Vegas y ganar una medalla.

En voz de Valentina: “cuando mencionaron que ganamos el tercer lugar, me emocioné mucho… de la gimnasia acrobática lo que más me gusta es que se pueden hacer más figuras y cosas que en la artística, cuando hago mis rutinas me gusta ver las caras de los jueces de que lo estoy haciendo muy bien, siento mucha emoción y me siento feliz.”

¡Felicidades Valentina! y ¡Gracias! a Jacqueline y Alma por abrir las puertas de su casa a Nantli para la entrevista, disfrutamos mucho el momento.

Abrazo fraterno,

Nantli

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

About the Author

Elizabeth Cruz

Elizabeth Cruz es Comunicóloga, Relacionista Pública, Autora del libro "Yo, Mamá", Colaboradora de RuizHealyTimes.com Fundadora de Nantli y principalmente: Mamá. El camino de la maternidad la ha llevado a autodescubrirse en el universo femenino y a conectar con otras mujeres que aportan su esencia en la construcción de un mundo mejor para las futuras generaciones.

 

Be the first to comment “Valentina, medalla al amor familiar”