->>

nantlidigital
Lactancia Materna: Retos

Lactancia Materna: Retos

Cuando supe que estaba embarazada por segunda ocasión, después de mi primer embarazo inconcluso, lo primero que hice fue informarme sobre lactancia materna; en todo lo que leí parecía un proceso muy fácil: la leche se produce durante el proceso del embarazo, al nacer el bebé busca el seno materno y succiona la leche, a mayor demanda mayor producción de leche y así por el estilo. Todo parecía estar en orden y sin problema porque no había razón para pensar en que no pudiera establecerse una lactancia exitosa pero la realidad fue muy diferente.

Les comparto el siguiente fragmento de mi libro “Yo, Mamá” en el que narro dicho proceso.

Los primeros seis meses (Fragmento “Yo, Mamá”)

“Aunque nos trataron de maravilla en el hospital, al llegar a casa sentí alivio, tenía nervios pero a la vez era muy fácil cuidar a Alonso, tal vez me ayudó que no lloraba mucho y que fue evolucionando muy bien; sin embargo, fue otro el problema con él: no aceptaba mi pecho. Una vez más iba en contra de lo que yo había preparado para él, había leído que amamantar a los bebés es importante y necesario y era lo que más deseaba hacer pero él se negaba, así que opté por extraerme la leche y se la daba en biberón, completando con fórmula.

Curiosamente, por la fecha en que nació había una campaña especial en medios de comunicación sobre lactancia materna e incluso unos días después se celebró la semana nacional de la lactancia y había mucha información en todos lados, yo me obsesioné con el tema y empecé a revisar programas de televisión, a buscar información en Internet y leer artículos en revistas, fue así que encontré una consultora y la visitamos a las dos semanas de nacido; su diagnóstico fue que Alonso se había acostumbrado demasiado rápido al chupón del biberón que le dieron durante las primeras horas en el hospital pero hicimos la prueba colocando una pezonera de plástico en mi seno y lo aceptó. El problema no se resolvió del todo, al cabo de unas semanas Alonso ya no quería mi pecho ni con la pezonera y solo podía darle la leche que me extraía en biberón y la fórmula. Un buen día decidí que no debía presionarlo, me partía el corazón verlo llorar porque se negaba a pegarse a mi pecho y me resigné a seguir extrayendo la leche aunque parecía que cada día me salía menos, apenas lograba darle la mitad de las onzas correspondientes de leche materna y la otra mitad con fórmula.

Un miércoles al medio día mientras buscaba en el televisor algo que ver, me encontré con un programa sobre lactancia y ahí escuché a otra consultora, ella decía que el proceso de amamantar es algo natural y que los bebés saben lo que deben hacer porque es un reflejo natural, de ahí el énfasis de que en cuanto nacen deben acercarlos a la madre para que los amamante y ellos lo hacen sin esfuerzo. Me decidí a enviarle un correo electrónico pidiendo ayuda, su consulta era algo costosa y no podía pagarla pero accedió a intercambiar información vía correo electrónico; de esa forma, descubrí que la tensión que sentía por no saber si regresar o no al trabajo me estaba generando angustia y se la transmitía a Alonso, por eso no se sentía tranquilo y rechazaba mi pecho, era una cuestión emocional.

El sábado anterior a la fecha en que se supone debía regresar a la oficina, así sin pensarlo acerqué a Alonso a mi pecho y él se prendió sin problema, pasó un mes todavía con fórmula y para el siguiente lo alimenté sólo con mi leche, finalmente había logrado amamantar a mi bebé y a partir de entonces la calma se apoderó de mí y sentí una satisfacción inexplicable.”

Hoy puedo decir que soy una mamá feliz de haber logrado una lactancia exitosa y que sigo en el proceso de lactancia prolongada aunque por mis actividades y ocupaciones he iniciado el proceso de destete sin ofrecer pero sin negar el pecho según lo pida Alonso y me he dotado de mucha paciencia para que el proceso no sea doloroso para ninguno de los dos.

Deseo que  mi historia sirva de apoyo para otras madres que desean amamantar y en el camino se encuentran con ciertas complicaciones para decirles que sí es posible si nos armamos de paciencia y si hacemos caso a nuestra intuición, la clave está en no darse por vencidas y en aceptar el proceso, dejarse fluir y permitir que la naturaleza cumpla su cometido.

#SoyLactivista

Abrazo materno, Nantli.

Etiquetas: , , , , , , ,

About the Author

Editorial

 

Be the first to comment “Lactancia Materna: Retos”